jueves, 6 de abril de 2017

De un maestro orgulloso, a sus alumnos y alumnas.

Logo del proyecto Panalonso
El jueves 6 de abril de 2017 lo recordaré como un día muy especial para mí, pues fue el último día de horneado de nuestro proyecto "Panalonso". Con tristeza en el corazón, pero con responsabilidad y sabiduría, el grupo decidió amarrar el proyecto a puerto, justo en su mejor momento. Tenemos que seguir aprendiendo y avanzando.

Este último día pude comprobar cómo mis alumnos/as, a la vez que hacían todo el trabajo de la hornada del día, organizaban unas visitas guiadas para otros cursos haciéndose cargo de TODO el proceso:   
   
-   Elaboración y ensayo de guiones.
- Coordinación con los distintos profesores y entre ellos para que no hubiera dos grupos a la vez (trabajo muy complejo)
-  Preparación del espacio y los materiales.
- Adaptación a las circunstancias, teniendo que improvisar los recorridos según lo que sucedía en el aula y los tiempos disponibles (de nuevo organización a la perfección).
-  Una exposición oral de todo el trabajo que roza la perfección...

Por supuesto, tengo que dar las gracias a los visitantes y las facilidades ofrecidas por sus maestros (Juan Antonio, Nacho y Manu). Han sido unos alumnos ejemplares durante esta actividad y sus reflexiones finales nos han ayudado mucho a visibilizar todo el trabajo que venimos haciendo, que dista mucho de ser un simple capricho o "juego".

Algunos de los alumnos visitantes se han quedado sorprendidos de que, mientras esto sucedía, cada cual ha estado trabajando en lo suyo, con un apabullante respeto al trabajo de los guías y a los visitantes: unos haciendo el trabajo correspondiente del pan, otros ultimando detalles de distintos proyectos que tenemos en activo, otros organizando materiales, algunos sintetizando información y anotándola en las pizarras, otros actualizando portafolios o información, algunos más investigando sobre cuestiones diversas, incluso hay quien ha tenido tiempo de adelantar el trabajo de Inglés... y así un sinfín de actividades sin que absolutamente nadie les dijera qué es lo que tenían que hacer.

De la teoría a la práctica. Foto: Enrique Montaño Cambil
Este día me he sentido tremendamente orgulloso de observar cómo todo el trabajo realizado durante ya casi dos cursos, se ha materializado y concretado en una sola jornada, en la que me han regalado un panorama que cualquier maestro desearía para sí. Una experiencia que muchas personas siguen diciendo que es una utopía, un sueño "imposible" pero que yo he visto hecho realidad. Una clase de 25 alumnos (este día faltó uno) trabajando de manera totalmente autónoma y perfectamente coordinados usando al profe casi exclusivamente para resolver pequeñas dudas y coordinar el plan de trabajo. Ha sido, sin duda, un aula más propia de Finlandia, pero con muchos menos recursos (tanto humanos como materiales).

Este día mis alumnos/as  me han demostrado que la ilusión puede romper las barreras de lo imposible, que se puede confiar en que esta ilusión y las ganas de hacer las cosas bien superan a las dificultades encontradas en el camino. Este día, en varias ocasiones, las lágrimas de emoción y orgullo se han asomado por mis ojos...¡cómo los voy a echar de menos...!

Por todo esto y por todo lo que ello conlleva, este día me he sentido el maestro más feliz del mundo. Así que tengo que agradecer a estas magníficas personas su entrega, su confianza, su disposición y buen hacer, su nivel de responsabilidad y compromiso, su energía positiva, el optimismo y la ilusión sin medida, la generosidad y el sentido común regalado... Por eso quiero decir a mis alumnos/as ¡¡ENHORABUENA!! y un millón de ¡¡¡GRACIAS!!!

También agradecer a Pablo toda su ayuda y su implacable interés por aprender de esta experiencia, así como por su colaboración en todas las cuestiones del aula, en este día centrada mucho en las grabaciones, fotos, audios, etc. pero siempre disponible para todo lo necesario.

Otro agradecimiento especial va para las profes Elvira, Inma y Mª del Águila, por adaptarse de manera excelente a nuestra dinámica de trabajo y hacerlo todo más fácil. Un excelente ejemplo de trabajo cooperativo entre maestros/as.

A la espera de un vídeo o publireportaje que estamos preparando os dejo aquí algunas fotos. Todas ellas disponibles de manera permanente pinchando en el logo de "Panalonso" de la barra lateral izquierda  o en este enlace.


2 comentarios:

  1. Yo también me uno a ese orgullo que se siente trabajando en esta clase, gracias a estos chicos por su entrega en cada tarea que se propone y muchísimas gracias a ti también Enrique por enseñarnos y guiarnos en este camino, novedoso para mi, del trabajo por proyectos. ¡¡felicidades chicos!! ¡ y muchísimas gracias por ese pan que está delicioso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, profe. Un fuerte abrazo.

      Eliminar